Investigadoras

FEMINISMO, CULTURA Y POLÍTICA. PRÁCTICAS IRREVERENTES

Reseña

Por: Karen Navarrete

Feminismo, cultura y política. Prácticas Irreverentes, es un libro colectivo coordinado por la Dra. Mónica Cejas, profesora investigadora de la Maestría en Estudios de la Mujer y del Doctorado en Estudios Feministas de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Xochimilco (UAM-X), fue publicado en diciembre de 2016, editado por ITACA.

Consta de una compilación del trabajo realizado durante tres años por la Dra. Mónica Cejas y sus ocho estudiantes egresadas de la maestría y doctorado. Ana Lau Jaiven, Daniela Villegas, María Teresa Garzón, Claudia Soledad, Luiza Rocha, Merarit Viera, y Luisa Hernández, forman parte de este trabajo colectivo basándolo en la teoría del punto de vista feminista como base epistemológica para investigar y generar conocimiento.

9786072809895.jpg
Portada del libro: Feminismo, cultura y política. Prácticas Irreverentes

El común denominador de los textos recopilados son las prácticas culturales realizadas por mujeres como un acto irreverente, es decir, que desafían el temor a la figura masculina dominante.

El libro da a conocer distintas manifestaciones culturales subversivas como las letras de las canciones de las rockeras tijuanenses y defeñas, las colectivas de graffiteras, la Marcha del Orgullo en Sudamérica en 2015, el trabajo fotográfico de Zanele Muholi, la escritura de Gabriela Mistral, el personaje de “La Llorona”, el primer número de la revista “La Hoguera”, la figura de “Dorotea” en la serie “Remains of the Day”, además de la historia del feminismo en México.

En el primer capítulo, Ana Lau Jaiven plantea cuál es la esencia del feminismo por medio de su origen, historia y desarrollo, más allá de una definición corta, hace un recuento de las distintas corrientes del movimiento feminista desde la década de los setentas hasta la actualidad.

Posteriormente, Daniela Villegas desdobla las significaciones detrás de “Dorotea”, figura basada en la historia del “Mago de Oz”, la cual rompe con el patrón de comportamiento de otros íconos femeninos de la cultura popular estadounidense por utilizar lo “grotesco” como estrategia disruptiva y ser un personaje femenino que construye su propio destino. Además, lo que complementa su análisis es la forma en la que lo relaciona con el contexto en el que se encontraba Latinoamérica del año 2005 al 2007, periodo en el que fue televisada la serie.

María Teresa Garzón plantea porqué el lamento del personaje clásico de la cultura popular latinoamericana “La Llorona”, y su representación en la música, el cine y la literatura, es interpretado como una forma de resistencia a través de su silencio, dando apertura a un espacio político.

Claudia Soledad, en el cuarto capítulo, explica por qué la “escritura recadera” de Gabriela Magistral, y su posicionamiento como mujer mestiza, cuestiona las ideas patriarcales de su época e irrumpe en la escena de los hombres ilustrados modernos.

Por otra parte, Mónica Cejas desglosa la cultura del poder y el poder en la cultura por medio del relato histórico en Sudáfrica sobre de la primera Marcha del Orgullo de 2015 y su relación con el activismo visual de la fotógrafa Zanele Muholi que visibiliza lo que sale de la heteronormatividad.

Rompiendo con los métodos epistemológicos tradicionales, Luiza Rocha, se situa dentro de la investigación académica conjugando su experiencia individual con la experiencia colectiva que marcó el primer número de la revista “La Hoguera”, donde tiene un primer acercamiento con el concepto “cuerpa”, que deriva del planteamiento del cuerpo como territorio político.

Finalmente, Merarit Viera y Luisa Hernández hablan sobre las colectivas más representativas de México que utilizan el rock y el graffiti como una herramienta de protesta con la cual enuncian la situación social, político y cultural en la que viven las mujeres, en ambos textos expone a distintos grupos de mujeres que rompen los roles de género ya establecidos en los grupos en los que se desenvuelven.

Un libro de fácil lectura, pero de mucha documentación que deja una sensación a sus lectoras de rebeldía y genera interés para conocer a profundidad más sobre estas prácticas irreverentes.

Investigadoras

“SOMOS LAS VIVAS DE JUAREZ”

El artículo “Somos las vivas de Juárez: hip-hop femenino en Ciudad Juárez” escrito por Diana Alejandra Silva plantea cómo un grupo de raperas, por medio del hip hop reivindican la posibilidad de estar vivas, nombrando y visibilizando a las mujeres que han sido raptadas, violadas, violentadas y asesinadas por hombres, por razones de odio hacia nuestro sexo y género.

Diana Silvia hace referencia a las letras de las canciones de Batallones Femeninos, agrupación que emerge en Ciudad Juárez en 2009, las cuales cuestionan las normas sociales, el sistema y el patriarcado.

Dale click en el link de abajo para leer el artículo:
http://www.scielo.org.mx/pdf/rms/v79n1/0188-2503-rms-79-01-00147.pdf

Captura de pantalla 2018-03-01 a las 6.33.49 p.m.